Las zapatillas rojas



Basada en el trágico cuento de hadas de Hans Christian Andersen.


Esta película es la causante de que varias generaciones de niñas se hayan convertido en bailarinas, soñando con llegar algún día a los escenarios que vieron triunfar a la protagonista de Las zapatillas rojas, Moira Shearer.



Esta es la reconocida tragedia de género musical realizada por Michael Powell y Emeric Pressburger que abrió las puertas a los emocionantes números de baile que se convirtieron en el común denominador de los musicales de Arthur Freed para M.G.M. (Americano en Paris, Cantando Bajo la Lluvia y Melodías de Broadway) al comienzo de los cincuenta.


Basada en el trágico cuento de hadas de Hans Christian Andersen, la historia comienza cuando Julian Craster (Marius Goring), un compositor en busca de reconocimiento, asiste a una presentación de la Compañía de Ballet de Lermontov y descubre que la música que usan en uno de los números es suya. Julian presenta una protesta ante el director de la compañía de ballet, Boris Lermontov (Anton Walbrook), y le exige una explicación. Impresionado con el talento del compositor, Boris le contrata para que componga el programa musical de la siguiente obra de ballet, una adaptación de "Las Zapatillas Rojas".




THE RED SHOES (1948)


Mientras tanto, Boris contrata a una joven bailarina llamada Victoria Page (Moira Shearer) para que se una a la compañía. Un día, la mejor bailarina de esa empresa anuncia que planea casarse, y Boris, irritado por su decisión, pone a la joven Victoria en el papel estelar. A medida que Julian trabaja en el programa musical de la obra y Victoria se entrena para perfeccionar sus habilidades los dos se enamoran. Desde el primer día en que se estrena la obra-filmada en una increíble secuencia de quince minutos-, "Las Zapatillas Rojas" se convierte en todo un éxito y Victoria en una estrella. Sin embargo, Boris, quien está secretamente enamorado de Victoria, descubre la relación amorosa entre Julian y Victoria y, en un ataque de furia, obliga a Julian a abandonar la compañía de ballet; pero Victoria le acompaña.




Moira Shearer en THE RED SHOES (1948)


Como Boris es el dueño de los derechos de "Las Zapatillas Rojas", éste le prohíbe a Victoria bailar en dicha obra y le hace imposible conseguir empleo. El tiempo pasa y Julian y Victoria viven felizmente casados. Las composiciones de Julian lo han convertido en un fenómeno internacional. Un buen día en que Victoria llega a Paris, al bajarse del tren se encuentra con Boris, quien le implora que baile una vez más Las Zapatillas Rojas en Mónaco. Victoria accede. Julian cancela un compromiso en Londres para viajar a Monte Carlo y persuadir a su esposa de que no lo haga. A pesar de su insistencia, Victoria decide presentar la obra...con un trágico desenlace, ya que las zapatillas están hechizadas y Victoria muere al no poder dejar de bailar.




Las zapatillas rojas


Las zapatillas rojas ha sido considerado como el más ingenioso y elaborado musical jamás filmado. Es posible que en la actualidad estos adjetivos parezcan un poco exagerados, pero conviene recordar que antes de su estreno eran pocos los musicales que se habían atrevido a explorar las complejas posibilidades expresivas de la danza en favor de la narrativa fílmica.


A diferencia de los taconeos simétricos de los musicales de Berkeley, Powell y Pressburger apostaron por el ballet clásico en su acepción más rigurosa. El resultado es un verdadero festín para los sentidos, alejado de las visiones limitadas que califican a la danza clásica como una forma de expresión anticuada.




Las zapatillas rojas


El éxito de Las zapatillas rojas se explica en diferentes niveles. Técnicamente, los directores logran capturar la esencia narrativa de la danza, particularmente en la famosa secuencia de 14 minutos que incluye el ballet completo basado en el cuento de Andersen. La bellísima fotografía a colores de Jack Cardiff subraya el dominio técnico de los directores y agrega un elemento cuyan enormes posibilidades expresivas habían sido experimentadas con éxito por Minelli en La rueda de la fortuna (1944).


Aunque el argumento de Las zapatillas rojas sea quizás su única debilidad, en Moira Shearer encontramos a una verdadera bailarina que, además, actúa con gran credibilidad. No en vano esta película es la causante de que varias generaciones de niñas se hayan convertido en bailarinas, soñando con llegar algún día a los escenarios que vieron triunfar a la protagonista de Las zapatillas rojas.



Maximiliano Maza

Fuente



Moira Shearer



Shearer, que nació en Dunfermline, Escocia, se convirtió en la prima bailarina de la famosa escuela Sadler's Wells de Londres en 1942. Obtuvo su primer papel importante en  1946, interpretando a la Bella Durmiente en la ópera Royal Opera House de Londres donde enseguida consiguió los papeles principales y compartió escenario con Margot Fonteyn.



Moira Shearer


Cuatro años después debutaba en el Covent Garden de Londres, donde desempeñaría los papeles principales en ballets tan conocidos como ‘‘La bella durmiente’’, ‘‘El lago de los cisnes’’ y ‘‘Coppelia’’. Durante la década siguiente, bailó las obras más importantes del repertorio clásico y participó en ballets contemporáneos, siempre elogiada por su técnica y precisión.


La que fue descrita como ‘‘la muñeca de porcelana del ballet’’ llegó a eclipsar a la mítica bailarin Fonteyn tras su gran éxito en ‘‘Las zapatillas rojas’’. Shearer obtuvo el papel como la bailarina predestinada al fracaso Victoria en "The Red Shoes"(1948), dirigida por Michael Powell y Emeric Pressburguer. La película fue un súper éxito internacional y fue nominada a un Oscar por mejor película. Ganó premios Oscar  por mejor dirección y mejor música.


En su papel en ese filme, en el que encarnaba a una bailarina debatiéndose entre el amor y su carrera profesional, la hizo conocida internacionalmente. A pesar de participar luego en otras películas, como ‘‘El fotógrafo del pánico’’ (1960), de nuevo a las órdenes de Michael Powell, la bailarina continuó dedicándose sobre todo a la danza.


El filme, que se basó en el cuento de Hans Christian Andersen, fue elogiado por su uso del color, y por la forma en que ofreció un vistazo íntimo de la vida tras bambalinas de los bailarines. El personaje de Shearer se convierte en una gran estrella pero se siente dividida entre su amor por un joven compositor y su carrera. La película ofrece un ballet completo que presenta la historia de Andersen, que interpretan Shearer y otros artistas.


En 1999 un sondeo del Instituto Británico de Cine catalogó a "The Red Shoes" como una de las 10 mejores películas británicas de la historia. Aunque actuó en otras películas después, Shearer siempre dio preferencia al ballet. "El ballet fue la cosa que realmente la ocupaba - la industria fílmica era como una distracción", dijo Kennedy.


"Ella tenía mucho brío y también era muy bella. Se movía con una gracia maravillosa, como era de esperarse de una bailarina de ballet", dijo a los reporteros.


En 1950, Shearer conoció en un baile de disfraces al que iba a convertirse en su marido, el escritor y periodista Ludovic Kennedy. Cuatro años después, el anuncio de su retirada, a los 28 años, para dedicarse a su familia originó revuelo en el mundo de la danza.


La bailarina de ballet escocesa falleció a la edad de ochenta años en un hospital de Oxford.




Moira Shearer


Publicado el 18/03/2007 por Danza Ballet


La danza y el ballet en España

Hecho en Barcelona

© bibliodanza- ciudaddeladanza