Paul Taylor


A los 75 años sigue siendo tan prolífico como siempre: ha concluido su coreografía 116.  La revista Time lo aclama como la máxima figura actual de la danza moderna, y Newsweek lo llama el coreógrafo en vida más importante del mundo.



A los 75 años sigue siendo tan prolífico como siempre: ha concluido su coreografía 116. La revista Time lo aclama como la máxima figura actual de la danza moderna, y Newsweek lo llama el coreógrafo en vida más importante del mundo. La celebridad de Taylor se edificó a partir de tres sucesos: en 1956 creó la magistral obra 3 Epithaps; en 1959 bailó como invitado la coreografía de Georges Balanchine, Episodes, con el Ballet de la Ciudad de Nueva York, y en 1962 cautivó al público y a los críticos con Aurelole, que fue todo un hito. Más adelante el coreógrafo obtuvo el premio Emmy por su obra Speaking in Tongues, la cual se escenificará en el Palacio de Bellas Artes.


Merecedor de la Orden de las Artes y las Letras y de la Legión de Honor, otorgadas por el gobierno francés, Taylor ha montado coreografías con ragtime, reggae y tango, así como con grabaciones antiguas y trinos de somorgujos. Ha convertido la música de elevador y las melodías de moda en arte de alto nivel. También recurre al repertorio de Bach y a otras obras del Barroco.


Inolvidables arquetipos han sido creados por este que ha sido considerado como "uno de los más grandes artistas de la historia": un orgulloso veterano que mendiga unas monedas en la época de la depresión, una mujer desesperada y sedienta de amor en un antro de Buenos Aires, un predicador fundamentalista con un pasado lleno de vicisitudes, o un excéntrico bailarín entrado en años que ejecuta una grotesca danza del vientre. A lo largo de 47 años, Taylor ha cautivado al público con su inventiva sin par y su asombrosa emotividad. Hacia 1954 había ya reunido una pequeña compañía de bailarines y presentado sus propias coreografías. Intérprete de primer nivel, se unió a la Compañía de Danza de Martha Graham en 1955 para la primera de siete temporadas como solista, mientras continuaba su trabajo con la compañía que fundó. Luego de su éxito con el Ballet de la Ciudad de Nueva York, este coreógrafo alcanzó el más alto nivel dancístico. Retirado como intérprete en 1975, se dedicó a la creación y produjo obras clásicas como Explanade, Cloven Kingdom, Airs, Arden Court, Lost, Found and Lost, Last Look, Roses, Musical Offering, Company B, Piazzolla, Caldera y muchas más.


En 1960 la compañía de Taylor hizo su primera gira internacional en Spoleto, Italia. Desde entonces se ha presentado en más de 450 ciudades de más de 60 países. En 1966 se estableció la Paul Taylor Foundation para preservar su creciente repertorio y apoyar la creación de nuevas obras.



La Paul Taylor Dance Company es hoy en día uno de los ensambles más exquisitos del mundo.





en Danza Ballet



PAUL TAYLOR DANCE COMPANY 2009



© 2006 - 2009 Danza Ballet

© bibliodanza- ciudaddeladanza