LA DANZA EN EL RENACIMIENTO


INTRODUCCION
 
Afines del siglo XII se produce una revitalización económica en toda Europa. Surgen nuevas ciudades y renacen las antiguas.
Aparece una nueva clase social, la burguesía, cuyo racionalismo económico se anticipa a la evolución capitalista de Occidente y que en Italia alcanza su madurez en el siglo XV. Se impone una nueva concepción del mundo de cariz naturalista y científico, la cual compren de el interés por la individualidad, la in vestigación de las leyes naturales, la fidelidad a la naturaleza en el arte, etc. La rígida ortodoxia de la Iglesia empieza a perder su absoluta autoridad, al tiempo que nace un interés intelectual por la antigüedad clásica.
El público del arte del Renacimiento está compuesto por la burguesía ciudadana y la sociedad de las cortes principescas. Ambas se influenciarán recíprocamente.
A fnales del siglo XIV, las primitivas democracias italianas se han ido transformando en autocracias militares bajo la autoridad dictatorial de los "podestás", que eran los miembros de las dinastías locales, como los Este en Ferrara, los Visconti en Milán o los Médici en Florencia. En esta última ciudad, la estabilidad, impuesta, impulsa un gran flore cimiento económico y, como antaño en Atenas, la burguesía quiere exhibir su poder y riqueza. Lorenzo de Médici fue un hábil estadista, pero al mismo tiempo poeta, filósofo y coleccionista, guía y mecenas de los nuevos artistas y filósofos.
En las cortes de estos príncipes se desarrolló una sociedad de salón esencialmente intelectual, precedente de los salones literarios de los siglos XVII y XVIII.
Representaciones de danza en el arte del Renacimiento italiano
El cariz científico que predominó en los estudios renacentistas produjo un reencuentro con la representación plástica del movimiento del cuerpo humano, perdido desde la Antigüedad.
 
 
LA DANZA EN EL ARTE DEL RENACIMIENTO ITALIANO
 

 

 Hércules y Anteo.

 

Es imprescindible destacar la gran Lorenzo de Médicis importancia concedida a estas disciplinas. El mundo grecorromano era consciente de que los conocimientos de anatomía son necesarios para obtener un mínimo de elocuencia expresiva. Durante la Edad Media, bajo el severo control de la Iglesia, la anatomía perdió interés y la figura humana estereotipada fue representada de forma esquemática e idealizada. En el Renacimiento se sientan las bases modernas de la anatomía. La gran figura es Andreas Veselius(1514 1564), cuya obra se basa en la observación directa del cuerpo humano. Asirnismo, la mayoría de artistas del Renacimiento realizaron sus propias investigaciones, para acercar cada día más la figura humana a la representación plástica (a Leonardo se le atribuyen los primeros estudios de anatomía comparada entre los animales y el hombre ).

En lo referente a la proporción, cuya finalidad esencial es la de producir armonía, cabe remarcar que debido al gran número de tratados parecidos ("El libro del arte" de Cennini, "Divina Proportio ne" de Luca Paccioli, "De la Pintura" de Alberti) cada artista escogió su propio sistema o el que más le convenciera.

Por último, el movimiento, por el que existió también una notable preocupación. El platonismo florentino, encabezado por Marsilio Ficino, contribuyó a dar importancia a la representación del movimiento en la figura humana. Su filosofía cree que toda forma visible es viva, animada, dotada de movimiento, y el principio de este movimiento es el alma misma. Dicho en otras palabras, el movimiento sería el lenguaje del alma. Ficino hace elogios de la danza, sobre todo de las danzas violentas, dionisíacas. En realidad, esta filosofía, como reacción contra los rígidos cánones del Trecento, es un reflejo del interés de los artistas toscanos del momento por reproducir el ritmo vital en sus composiciones.

Si se han comentado someramente estos tres aspectos es porque es fácil suponer, sobre todo para loS que estamos relacionados con la danza, que los artistas estaban predispuestos favorable mente a representar el movimiento de sus figuras con un cierto aire coreográfico. Naturalmente, pueden distinguirse varios niveles. Las fIguras de Pollaiolo y Signorelli, por ejemplo, dan la sensación de querer reflejar la instantaneidad y fugacidad de un movimiento vigoroso y expresivo ("Hércules y Anteo" de Pollaiollo, y "El triunfo de la castidad", de Signorelli). Por otro lado, Botticelli representa figuras que se mueven siguiendo cadencias más suaves ("La Natividad Mística", "La Primavera").

En los últimos tiempos, el llamado "arte total" es el objetivo de gran cantidad de autores. El norteamericano AI win Nicolais, por ejemplo, a quien se debe una profunda renovación del ballet contemporáneo, intenta unir pintura, escultura, música y danza. Un poco antes, Eisenstein habló apasionadamente del cine como compendio de todas las artes. En la mente de todos está el gran promotor Sergei Diaghilev, que a principios de siglo coordinó a los más interesantes artistas de vanguardia de diversas disciplinas, Pero el precedente esencial está precisamente en el Renacimiento, cuando gran número de pintores, como Piero di Cosimo o Botticelli, tomaron parte activa en la organización y decoración de fiestas y mascaradas.

El período renacentista, como podremos constatar más adelante con el "ballet de cour", ha supuesto prácticamente el inicio del arte moderno, ya sea por crear una tradición o por reaccionar contra ésta. y no sólo en el campo artístico.

 

RELACIÓN DE DANZAS RENACENTISTAS

 

La danza en el Quattrocento requerirá no sólo el conocimiento de su ritmo sino también el de sus pasos, es decir, se habrá convertido en una danza culta. En las pequeñas cortes Visconti, Sforza, Médici y también en las cortes papales se organizan festines, banquetes, giras campestres, mascaradas, cabalgatas, bailes y conciertos.

Para el estudioso actual, acostumbra do a otro sistema de cosas, es difícil comprender el sentimiento primordial del Renacimiento: la unidad. Todo es uno, el árte necesita de la matemática para crear la ilusión que supone la perspectiva, con la que se llega a la consecución de la belleza, es decir, de la verdad, porque lo bello es lo verdadero y la belleza física sinónimo de la espiritual. Un hombre como Alberti era arquitecto, pintor, escultor, poeta, músico... En este contexto no debe extrañarnos, pues, que las lecciones de danza se compusiera de: equilibrio, física, geometría, moral, civismo y honestidad. La enseñanza de los nobles utilizaba de la equitación, la esgrima y la danza para desarrollar las cualidades entonces consideradas más sobresalientes: la fuerza, la gracia y la destreza.

Será en este ambiente donde aparecerá por primera vez el profesionalismo, con los danzarines de oficio y los maestros de danza era considerable, llegando incluso a ser embajador de su señor en otras cortes.

El gran maestro del Quattrocento es Domenico de Piacenza. De él se conserva el manuscrito del primer tratado de danza. " Arte de danzar y de dirigir las danzas". También deberíamos recordar a dos de sus alumnos, Guglielmo Ebreo y Antonio Comazzano. En gran medida, estos maestros son los primeros en mejorar y codificar la técnica de la danza.

En los festines, que eran inacabables, aparecieron los intermezzi ( entremets, entremeses), en los que la música y la danza jugaban un importante papel. En el siglo XV los intermezzi adquieren una gran fastuosidad y una de las danzas más corrientes era la llamada "danza de la espadas", conocida también con el nombre de "moresca". Junto a ella, estaba la denominada "brando", donde se intercalaban acciones de pantomima. En Francia se la llamaba "branles" (branles des cheveux, branles des levandieres), y en España simplemente "bran".

 

Danzas de parejas sueltas

Pavana. Danza de ritmo binario y pausado. Se le atribuye origen español, aunque también podría ser de Padua (padoane ).

Passemezzo, o paso medio. Antecesor de la pavana.  

Gallarda. Puede ser originaria de Lombardía (s. XV). En el XVI es muy importante en Francia. Comprendía sal tos y cabriola" y era una danza de eleva ción. La pavana y la gallarda son las dos danzas más bailadas en esta época. Mas adelante, se unieron, reemplazando la baja danza y el saltarello.

Turdión. Danza teraria de movimiento vivo. Variedad de la gallarda. Durante el Renacimiento pierde importancia.

Corranda o courante. Danza corrida. En un principio era de ritmo binario y movimiento rápido; más tarde, se convirtió en ternario, de forma más lenta.

Zarabanda. Danza lenta de posible origen oriental. Fue prohibida durante el reinado de Felipe II por su carácter lascivo.

Chacona. Danza animada de probable origen americano, unida frecuente mente a la zarabanda.

Otras danzas menos conocidas son la :piva, la gavota, las folias, etc.

 

Danzas de parejas unidas

Volta. Danza en la que el caballero se enlaza con su compañero y gira sobre sí mismo haciéndole saltar. Los moralistas de la época la condenaron por licenciosa. Fueron muy comentadas las voltas de Isabel de Inglaterra y el conde de Leicerter.

 

EL "BALLET DE COUR"

 

Alo largo del Renacimiento, italianos y franceses mantienen numerosos intercambios culturales. Las danzas italianas, una vez llegan a la corte de los Valois, adquieren paulatinamente nuevas características, formándose lo que se ha dado en llamar "Baller de Cour". Los precedentes de esta nueva forma se dan ya en 1548, cuando Enrique II hace su entrada en París y se organizan uno festejos donde los participantes intercalaban una pequeña acción dramática junto a la danza. En 1564, Con ocasión de una visita de Carlos IX a BarleDuc, encontramos el primer "ballet de cour" Con todos sus elementos característicos: danza, música, poesía, decorados Con máquinas y acción dramática.

Pero quizá el "baller de cour" más nombrado y conocido sea el llamado "Ballet comique de la reine" (1581), organizado por la reina Catalina de Médicis para celebrar la boda de Marguerite de Lorraine Vaudemont y el duque Joyeuse.

 

Los elementos más importantes del "ballet de cour" Son:

Las evoluciones geométricas de loS bailarines sobre el suelo, pues la Coreografía estaba concebida para ser vista desde arriba.

Los entrées o aires, reservados a temas especfficos o tradicionales: en trées de furias, diablos, combatientes que recurrían, frecuentemente, a la música ya la acrobacia.

En un principio estos ballets fueron ejecutados por cortesanos del más alto exceptuando los paSoS más  rápiloS que se  recurría a loS bailarines de oficio.

 

El "ballet de cour" llega a su apogeo durante el reinado de Luis XIII. Es imitado en todas las cortes europeas, pero donde la influencia resulta más fuerte y duradera fue en la corte de Turín, cuando reinaba la duquesa de Saboya, hermana de Luis XIII. También hay que señalar que este tipo de ballet salió del ambiente cortesano para ser ejecutado en las casas particulares de grandes burgueses, con motivo de bodas o fiestas. Asimismo, es curioso resaltar que los jesuitas copian estos ballets y los hacen bailar en sus colegios, siendo los únicos que los practicarán en el siglo XVII.

La llegada al poder de Luis XIV significa la apertura de nuevos caminos para la danza. En 1661 se crea la "Academia Royale de la Danse", que implica la reglamentación de la técnica. Es el principio del clasicismo de la danza.

 

Danzas plurales

Moresca, ya mencionada. Podía ser bailada por una sola persona, por parejas o por grupos más o menos numerosos, generalmente enmascarados. Era de ritmo binario y se zapateaba con los pies, saltando en el octavo movimiento sobre loS talones.

Bibliografía

Tratados interesantes: "Nuove invenzione di Balli" (Milán, 1604), de Cesare Negri. / "n Ballerino" (Venecia, 1591), de Marco Fabrizio Caroso.  /Bibliografía:

Chaster, André. " Art et humanisme a Florence au temps de Lurent le Mag nifique". P.U.P. París. 1961.  /Berges, Ignacio. "Historia de la danza". Ed. Vives. Barcelona, 1946   

© bibliodanza- ciudaddeladanza