Biografías de Mario Maya, Pastora Imperio, Pilar López y Rafael Ortega



Mario Maya

Mario Maya Fajardo . De Córdoba, 1937. Bailaor. Desde muy niño vivió en Granada, iniciándose en su arte en las cuevas del Sacromonte, bailando para los turistas. La pintora inglesas Josette de Jones le hizo un retrato al óleo, con el que obtuvo en un concurso un predio, cuya importe de 200.000 pesetas le envío desde Londres, para que estudiara su arte en Madrid. Después de asistir dos semanas a la academia del Estampío, en 1955, frecuentó el madrileño colmao Villa Rosa, hasta realizar unas actuaciones, Manolo caracol y seguidamente ingresar en el cuadro del tablao Zambra, junto a Rosa Durán, Pericón de Cádiz, Perico el del Lunar, Rafael Romero, Juan Vera. A partir de 1956 y hasta 1900 , va recorriendo diversos países extranjeros en distintas giras. En 1959, se incorpora al tablao madrileño el Corral de la Morería, para formar a continuación pareja con la Chunga, con quien debuta en la sala de fiestas el Biombo Chino de Madrid y lleva a cabo una gira por Venezuela, Cuba, Puerto Rico, Estados Unidos, Argentina y Colombia. En 1961, actúa en los festivales de Granada y en el tablao Torres Bermejas de Madrid, haciendo pareja con María Baena, viajando seguidamente a América, recorriendo Argentina, Chile, Perú y Brasil. A su vuelta reaparecen en Torres Bermejas, en unión de Carmen Mora. En 1965, se traslada a Nueva York, donde al año siguiente ofrecen su primer concierto, tras el cual es contratado por la Columbia artista Manager de Recitales. De nuevo en España, crea con Carmen Mora y el Güito el trío Madrid, que se presenta en tablados y festivales, obteniendo los premios siguientes: premio de danzas y coreografías Vicente Escudero de Valladolid, en 1976, y el premio nacional de baile de la cátedra de flamencología y estudios folklóricos andaluces de Jerez de la Frontera, en 1977.

Su espectáculo ceremonial, texto de Juan de Loxa, realizado en 1974, que es un primer intento de crear un nuevo teatro flamenco, y en 1976, estrena en Granada "Camelamos Naquerar", con texto de José Heredia Maya, montaje que constituye un gran éxito y con el que recorre España y numerosos países, figurando en su elenco el Piky, Gómez de Jerez, Concha Vargas, Paco Cortés y Pedro Escalona. Al siguiente año, consigue en el VIII Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba los premios Pastora Imperio de bulerías y Juana la Macarrona de alegrías, y escenificar con coplas y poemas de Juan de Loxa, el espectáculo " hay jondo " con el que participara en la

primera bienal de arte flamenco Ciudad de Sevilla y en los festivales internacionales de Fraiburls, Berlín y Venecia, así como en el teatro de Londres, además en otros extranjeros y españoles, con un elenco formado por Carmen Cortés, Manuel de Paula, Miguel López, Ángel Cortés y Ramón Amado otro de sus montajes con los que ha dado la vuelta al mundo es el titulado "Amargo", sobre poemas de Federico García Lorca, estrenado en el festival de Cahteauvallo en 1980.

Ese mismo año les ha otorgado el premio Giraldillo de Sevilla, de la segunda bienal de arte flamenco Ciudad de Sevilla en 1986 y, se le concede la medalla de Andalucía y actúa en la tercera cumbre flamenca de Madrid. Fundó en 1983, el centro de actividades Mario maya, en Sevilla, para la enseñanza de baile flamenco, danza clásica y de jazz. Ha realizado varias grabaciones en disco dos cortometrajes y un largometraje cinematográfico.


Mario Maya es un bailarín hondo y jondo. Esta reduplicación, está redundancia, pretende diferenciar la hondura sincera del jondismo típico del tablao. Lo que el baile no es un baile de colmao, de juerga flamenca es un modo de manifestación, una proclamación vital que viene ya de lejos y que tiene sus escalas previas.

Mario Maya, es sin duda, una de las personalidades más destacadas en el baile flamenco. Creador de un nuevo estilo y de nuevos seguidores, y entre ellos su propia hija Belén Maya, heredera de una técnica y saber estar en el escenario.

Aunque las nuevas figuras del baile y han querido ensombrecer a este gran artista, Mario Maya será siempre un de los pilares en los que se sostiene el nuevo flamenco. 


Pastora Imperio


Nombre Artístico de Pastora Rojas Monje. Nació en Sevilla en el año de 1885 y falleció en Madrid en 1979.

Hija de La Mejorana, hermana de Víctor Rojas y abuela de Pastora Vega. Durante un año estuvo casada con el matador de toros Rafael El Gallo. Estudió en la academia de Isabel Santos, ya que, como ella misma declaró, su madre no le quiso enseñar. Aparece por primera vez en un escenario a los diez años, en una compañía infantil. A los doce ya se le conocía por Pastora Monje, luego Pastora Rojas y definitivamente Pastora Imperio. Este último nombre artístico, tiene relación con su debut a los trece años en el Salón Japonés de Madrid, donde actuó junto a otra niña llamada Mariquita la Roteña, a las que el fundador del salón les puso el nombre de Las Hermanas Imperio. Permaneció algún tiempo en el Salón Japonés, y de allí pasó al Actualidades. Su actuación era múltiple, recitaba, cantaba y bailaba desde jotas hasta el vito, donde era muy aplaudida. En el Actualidades interpretaba una farruca y un garrotín creación de La Malagueñita. A lo largo de su carrera este garrotín y unas soleares, fueron los bailes que más interpretó. Su nombre empieza a ser conocido entre el público.

En 1912, actuó en el Teatro Romea, teatro posteriores, 1920, 1925 y 1926. La ciudad donde más tiempo actúa es Madrid, pasando por distintos locales. A los ya mencionados, sólo en la década de los años veinte se añaden los siguientes: Madrid Cinema, Teatro Maravillas, donde aparece junto a la Argentinita; Teatro de La Latina, dentro de un cuadro flamenco de una obra teatral llamada "Gitanos", en la que interpretaba unas alegrías. Después de Madrid, el lugar donde más actúa es Sevilla, en el Salón Imperial. Recorre todas las capitales españolas en giras. La prensa no deja de publicar fotografías, dibujos y comentarios siempre ensalzándola. En Barcelona actúa entre otros sitios en El Dorado, Sala Imperio, Circo Barcelonés, La Rosaleda, ect. En Córdoba cantaba una coplilla especialmente dedicada a los toreros nativos de la provincia. En 1915, viaja por primera vez a París, y a continuación embarcó para América: Cuba, Argentina, Méjico,... El 15 de Abril de 1915, reaparece en Madrid en el Teatro Lara, donde estrena "El amor brujo", que Manuel de Falla habría compuesto para ella. Más tarde, en 1934, haría una segunda versión, en el Teatro Español, junto a La Argentinita, Vicente Escudero y Miguel de Molina, esta vez haciendo el papel de Lucía. El 14 de Febrero de 1917, baila ante sus majestades dentro de una fiesta a beneficio de la Cruz Roja Española. Eran sus brazos lo que más gustaba, altos, al estilo de su madre, con giros suaves de las manos y forma redondeada, quedaron como modelo del buen braceo flamenco.

Una costumbre suya, que consigue generalizar, es bailar flamenco con bata de cola. Adopta una forma de vestuario muy popular. En 1928, Pastora Imperio se retira de la vida artística hasta 1934, en que reaparece dando unos recitales de canciones y danzas gitanas en el Palacio de la Música de Madrid. Por estos años trabaja también en el Coliseum. De 1942 a 1954, estuvo al frente y trabajando en la venta La Capitana, propiedad de su yerno, el torero Gitanilla de Triana, muy concurrida por artistas. En un intervalo, en 1946, baila con la compañía de Pilar López. En 1958 se despide del público de Madrid, en el espectáculo "Te espero en Eslava", en el teatro del mimo nombre, y en 1959 lo hace en Barcelona. A raíz de su retirada, y otra vez acompañada por su yerno, monta en Madrid el tablao flamenco "El Duende" y, en 1964, dirige otro llamado "Los Monteros", en Marbella. Pasa la vejez retirada por completo del mundo del espectáculo rodeada de su familia, hasta los noventa años que muere de un paro cardíaco.


 

Existen numerosos poemas donde se pone de manifiesto la belleza de la bailaora, especialmente sobre sus ojos verdes, pero hay algunos que tienen un trasfondo que muestra su forma de bailar, los hermanos Serafín y Joaquín Alvarez Quintero lo consiguen en los siguientes versos:


"...Tras las alegres vueltas de un paseo, ostentación del garbo y la majeza,

la bella danza a dibujar se empieza, con valiente y armónico braceo.

Fingen las manos mágico aleteo, muévase altiva la gentil cabeza,

y corre un impulso de fiereza, el cuerpo aquel que modeló el deseo.

...y del postrer desplante al recio empuje, ruedan los peinecillos y las flores

por el tablado, que a sus plantas cruje..."

Intervino en varias películas distanciadas entre sí por los años: La danza fatal (1914), María de la O (1936), La Marquesona (1940), ¡Canelita en rama! (1943) El amor Brujo (1949), Duelo en la cañada (1959).

Se hallaba en posesión del Lazo de Dama de la Orden de Isabel la Católica; la primera Medalla del Oro de la II Semana de Estudios Flamencos, celebrada en Málaga en 1964, y la Medalla de Oro de Santa María de la Victoria Patrona de Málaga.

Sobre Pastora se ha escrito mucho por los autores más relevantes de la época. Todos sentían esa atracción característica de su personalidad. Jacinto Benavente: "...Ve uno a Pastora Imperio y la vida se intensifica..."

Tomás Borrás: "...Pastora Imperio es la pasión de una raza..."

Ramón Díaz Mirete: "...Pastora melodía, palillos, ritmo, gracia, serenidad: Pastora bravura, sangre, fuego; Pastora ¡Andalucía!. ..

Ramón Pérez de Ayala, escribe sobre una actuación suya: "... Y salió Pastora Imperio. Era entonces mocita, casi niña, cenceña y nerviosa. Salía vestida de rojo; traje, pantaloncillos, medias y zapatos. En el pelo flores rojas. Una llamarada. Rompió a bailar. Todo era furor y vértigo; pero al propio tiempo, todo era acompasado y medido. Y había en el centro de aquella vorágine de movimiento un a modo de eje estático, apoyado en dos puntos de fascinación, en dos piedras preciosas, de dos enormes y encendidas esmeraldas: los ojos de la bailarina...". 



Pilar López. (en la Foto Pilar López con Dalí)

Su nombre completo es Pilar López Julvez. Nació en San Sebastián, en 1912. Bailarina, bailaora y coreógrafa. Hermana de La Argentinita. El lugar de nacimiento fue accidental ya que la familia tenía residencia estable en Madrid. A los cinco años hace su primera aparición en público en una función homenaje a su hermana en Santander. Cuando tiene edad adecuada, empieza a estudiar piano, canto y solfeo consiguiendo el primer premio. Toma clases en la academia de Julia Castelo donde lo había hecho también La Argentinita, que la lleva también al Romea a ver el espectáculo. Allí conoce a Pastora Imperio, ve actuar a Amalia Isaura y otras buenas artistas. De esta manera completa su formación. A los quince años comienza su vida profesional. Lo hace independientemente de su hermana. No quiere influencias y, sólo por sus méritos, entra a formar parte en el mundo de las varietés. Crea su propio espectáculo, donde toca el piano en el escenario, canta y luego baila. El montaje debió ser muy bueno porque desde los años 1923 a 1925, tiene reseñas de continuas actuaciones, en el Price, en el Príncipe Alfonso, en el Teatro de la Latina, en el Romea. Incluso años más tarde, en 1928, se le anuncia en el Principal, donde además de otros números señalan que baila un flamenco estilizado. Llega el momento en que, con una serie de éxitos conseguidos, decide montar otro espectáculo. Llama al bailaor Rafael Ortega y se presenta con él en el Teatro de La Comedia, anunciando una serie de recitales de danza. La crítica es inmejorable, en los periódicos salen fotografías de la actuación con un baile flamenco de primera calidad, se nota el temperamento y la clase de estos clichés, donde la realidad suele quedar empequeñecida. Y por último queda por señalar el juicio del público tan importante o más que la crítica. El teatro se llena de intelectuales y artistas que van a verlos bailar, incluso alguno escribió sobre esta actuación con palabras más que de elogio, de gran admiración.

En 1933, baila por primera vez en público junto a su hermana. Es en Cádiz, en el Teatro Falla, donde la Argentinita estrena su versión de "El Amor Brujo". Con esta actuación, Pilar López quedará unida a la vida artística de su hermana hasta que muera, ocupado el segundo puesto de la compañía y a veces juntos con un mismo partenaire. Actúa en el Teatro Español de Madrid y siguiendo la ruta de la compañía, después de Cádiz y Madrid, pasa a provincias y luego a París, Teatro de Champs Elysées. Viaja por América que la recorre de a abajo. Las tourneés de las dos hermanas son incesantes, pasando por España entre unas y otras, para actuar aunque sean pocos días. Vuelve a Buenos Aires, a debutar en el Teatro Colón, siguen por Sudamérica, dan conciertos en Orán, Casablanca y París vuelven a Centroamérica y a Nueva York.

En 1943, Argentinita estrena en el Metropolitan Opera House de Nueva York, su gran obra "El café de Chinitas" donde Pilar tomará parte importante.

Las dos hermanas actúan en el Wate Gate de Washington, sobre una superficie flotante, mientras los espectadores que llegaron a diez mil, veían el espectáculo desde barcas. Recorren Norteamérica acompañadas por las grandes orquestas de Filadelfia, de Chicago, de Boston y de San Francisco. Estuvieron seis años trabajando allí. En 1945 muere la Argentinita en América. Se deshace la compañía y, muy afectada, decide no bailar.

Pasará un año alejada del baile. Vuelve a formar compañía, que llamará "Ballet Español de Pilar López". Para ello reúne bailarines que ya habían estado con ella en América: José Greco, Manolo Vargas, Rafael Ortega; busca otros nuevos para completarla.

En 1946, se presenta en el Teatro Fontalba, con obras de coreografía suya y otras de su hermana. El éxito es abrumador con una ovación prolongada en recuerdo de la Argentinita. Presenta "Pepita Jiménez", muy bien bailada. El "Bolero de Ravel", estrenado con tanto éxito en América; "El Café de Chinitas", "Tres bailes del siglo XVIII, seguidillas, bolero y panaderos; "Danza X" de Granados, farruca de "El sombrero de tres picos" de Falla; "Oriental" de Granados y "Agua, azucarillos y aguardiente" de Chueca.

Pastora Imperio también trabaja y baila unas soleares con Rafael Ortega que resultan impresionantes. La compañía esta a una altura considerable, hay tres guitarristas: Ramón Montoya, Niño Pérez y Luis Maravilla.

Cuentan que al final de la representación se tiraron sombreros y chaquetas al escenario de entusiasmo. A partir de 1947, recorre el mundo con su compañía, Buenos Aires, los festivales de Edimburgo, París por tres veces, Suecia, Finlandia, Lisboa, Bélgica y regresan a España para participar en los festivales de verano, actuando en Santander y Sevilla. Algunas danzas mencionadas se añaden otras dentro de la década de los cuarenta: "Sombrero de tres picos" de Falla, "Capricho Español" de Rimsky-Korsakof, "Puerta de Tierra" de Albéniz, soleares, los cabales, la caña, "Rumores de la Caleta" de Albéniz, "El vito" de Infante, "Suite Vasca" de José María Franco, "Alborada del gracioso" de Ravel, "Triana" y "El Polo" de Albéniz, "La zapatera y el embozado" de Jesús Leoz y "Ballet" de Alberto Torres, inspirado en los personajes de García Lorca. En la década de los cincuenta continúan infinidad de contratos que en el ámbito español se centran en los teatros preferidos: La Comedia, Álvarez Quintero, Zarzuela de Madrid y el Teatro de la Comedia de Barcelona, que abre sus puertas por primera vez a la compañía.

En el ámbito internacional repite muchos lugares donde había estado antes. Hay que destacar solamente el debut, en el año 1955, en el Teatro del Este, de Caracas, considerado entonces como el más moderno de América. Sigue presentando numerosas novedades coreográficas. Estas son las más destacadas: "El pelele" de Granados, "El cubrerillo" de Duyos-Romo, es un romance andaluz de pastores interpretado magistralmente por Manolo Vargas, "Concierto de Aranjuez" de J. Rodrigo, "Navideña" de Romo-Tejero; tres danzas mejicanas, "Flamencos de la Trinidad", por caña, es una de las coreografías flamencas más acertadas de Pilar López, la baila con Alejandro Vega de pareja, muy conjuntados forman una estampa de fina elegancia andaluza. El "Zapateado del Perchel", que dentro de los cánones más clásicos del flamenco, es bailado por Roberto Ximénez con limpieza y elegancia que transmite Pilar López a todos los bailarines. Como remate a su creación flamenca en estos años, está el enjundioso baile "Madrid flamenco", por caracoles, perfecto en la intención achulada sin perder flamenquería. Son tres piezas maestras. "El Cojo enamorado" es un romancillo por chuflas y la que presentó en la temporada 1957-58, en el Teatro Eslava de Madrid, que destaca por la originalidad del tema: es un homenaje a Claude Debussy, coreografiando sus "Preludios e imágenes". Por estos años tiene otros bailarines que empiezan con ella y serán más tarde primeras figuras de la danza española: Mario Maya y Antonio Gades.

En los años 1960 a 1970, entre los numerosos viajes destaca como novedad la gira por Oriente Medio en 1961. Otra por Japón, donde permaneció tres meses y la representación ante la reina Isabel de Inglaterra. Como obras nuevas: "La Farandola" de Bizet, "Baile de las siete batas" y "Chufliyas de Cádiz, del Puerto y de Jerez" de Soirt. Desde el año 974, Pilar López no baila, su nombre como dice un periodista, "empieza a desdibujarse aunque nadie pueda arrancarlo de la historia del baile".

Pilar no quiso ser catedrática del Conservatorio de Música y Danza, y se alejó de todo lo que fuera una prolongación teórica de la vida del baile incluyendo la enseñanza. Quizá por eso no se la ha propuesto para ser directora del Ballet Nacional que hace años ella abogaba por su creación. Únicamente quedó como voluntad de permanencia la reposición de su coreografía preferida, "El concierto de Aranjuez", en el repertorio del Ballet Nacional Español de 1979, cuando lo dirigía Antonio Gades.

Está en posesión de las siguientes condecoraciones y distinciones: Premio Nacional Coreográfico Amadeo Vives en 1947; dos copas de plata en Nueva York a la mejor intérprete de bailes de España; condecorada con la Medalla de Oro del Circulo de Bellas Artes de Madrid, premio coreográfico en 1954; Cruz y Lazo de Isabel la Católica. Tiene una placa en San Sebastián, desde 1965, en la casa donde nació y las llaves de la ciudad. En 1978 el gremio de hostelería le otorgó un premio, que consiste en una figurita de un toro. En 1976 le conceden en Italia el Saggitario D’Oro, y en 1965, fue galardonada con la Cruz de Oro del Instituto Internacional de Cultura de París.

Sobre la forma de bailar de Pilar López en un artículo escrito por Agustín de Foxá, titulado "Raíces de una danza", se evoca de esta manera aquel baile inolvidable que montó con el gran Rafael Ortega: "...Bailan Pilar y Rafael: danza de los cuatros muleros que van al agua, danza lenta, ofídica, verde gitana. Que lunas, qué aceites y sangres... , ellos son testimonio de la vejez y de las raíces de España; son miles de años puestos en pie que danzan, son lentos siglos del pasado". (Fuente: Diccionario Enciclopédico del Flamenco) 


RAFAEL ORTEGA
Nació en Sevilla, 1929,y muere en Barcelona,197?. Cantaor y bailaor. Biznieto de "El gordo Viejo", nieto de Enrique "el gordo", hijo de José Ortega Morales, casado con Trini Heredia y padre de Manzanita. Ha pertenecido a diversos elenco flamencos, entre ellos al de Carmen Amaya, durante los años 1953 y 1959. En 1956, figuraba el espectáculo "Ramillete de Estrellas", encabezado por gracia de Triana. Igualmente actúa en tablados madrileños; entre ellos, Las Brujas, en 1961, y La Escuela, 1965.

© bibliodanza- ciudaddeladanza